rosas rojas en Sant Jordi

Sant Jordi que se celebra el 23 de abril, es el día más importante en relación a las rosas rojas después de San Valentín. Aunque solamente se celebra en Cataluña, se calcula que los últimos años se venden 6.000.000 de tallos en un solo día.

Tradicionalmete se regala un libro y una rosa. (no vayas a regalar una cazadora vaquera) Al formato de venta de este tallo se le llama “rosa de sant Jordi” y ahora veremos como está confeccionada.

Es un día de celebración que todo el mundo sale a la calle. La venta de rosas de Sant Jordi no la hacen solamente floristas, sino que cualquiera puede pedir permiso en el ayuntamiento de su localidad y ponerse a vender. Por esta razón es un día muy utilizado por estudiantes, asociaciones, colegios para sacarse un poco de dinero extra para sus necesidades.

El formato habitual de rosa de Sant Jordi es una tallo único que se envuelve en una blonda o plástico junto con una espiga y que normalmente tiene alguna decoración con los colores rojo y amarillo de la bandera de Catalunya. La rosa y la espiga se atan con una cinta que también tiene los colores de la bandera. Este es el formato que más se encuentra por la calle. En esta ocasión los ramos de rosas rojas dejan paso a los tallos únicos.

rosa de sant jordi
rosa de sant jordi

Variedades utilizadas en Sant Jordi

Las variedades más utilizadas en esta fecha son por orden la rosa Freedom de Colombia y Ecuador, la rosa holandesa Red Naomi y también se comercializan rosas producidas en el territorio nacional ya que en los meses que van desde febrero hasta abril, en muchas zonas de España tenemos las condiciones óptimas de temperatura y sol para producir unos tallos y rosas de muy alta calidad que pueden competir con las de importación americanas. La variedad nacional más producida es la Samurai.

Distribución de las rosas en Sant Jordi

Para los importadores de rosas de América es una buena fecha ya que esta fiesta no coincide con ninguna otra fiesta en el mundo, por lo que podemos decir que todas las rosas van para Cataluña, es imposible no satisfacer la demanda. Además si la cosecha de San Valentín se adelantó un poco por las condiciones de clima, justo para Sant Jordi viene lo que los cultivadores de América llaman el repique, que es la segunda brotación que se produce despues de la cosecha de San Valentín por lo que la cantidad de rosas rojas suele ser abundante.